+34 93 893 33 53 / info@uditta.com

Blog

14 Febrero 2017 In Blog

El habla y la capacidad de escucha son habilidades primarias que poseemos desde incluso antes de nacer, mientras que la capacidad de lectura y escritura son consideradas como habilidades secundarias del lenguaje que vamos a ir aprendiendo a lo largo de nuestra vida. El aprendizaje de la lectoescritura es por tanto un proceso crítico y difícil para los niños y de ello dependerá el  éxito en la escuela, pues esta habilidad resulta un instrumento muy útil para tener acceso a la información y al conocimiento del mundo que nos rodea.

Es frecuente que los niños muestren dificultades a la hora de pronunciar cuando están aprendiendo a hablar. Sin embargo, llega un momento, aproximadamente  entre los 4-5 años, en el que su lenguaje debe ser perfectamente comprensible tanto para las personas conocidas como para los extraños que traten de comunicarse con él. 

Si esto no fuera así y todavía le costara pronunciar de forma adecuada pasado ese periodo de edad, si confundiera los sonidos, si realizara intercambios de palabras, distorsiones o acortamientos de las mismas, algo  normal cuando los niños empiezan hablar, y no se consiguieran solventar, pueden dar lugar a un trastorno del aprendizaje de la lectura y la escritura por no tener afianzado de manera correcta el lenguaje oral.

Es por ello que sí existe una relación directa entre las dificultades de habla y las dificultades del aprendizaje de la lengua escrita, de manera que se recomienda acudir al logopeda para corregir las dificultades del habla antes del acceso al lenguaje escrito.

De manera que si su hijo/a a la edad de 3 años tuviera un lenguaje oral ininteligible o dificultades para hablar, sería recomendable llevarlo a un logopeda , pues una actuación temprana es la mejor solución para solventar cualquier problema futuro.

                                                                       CHUS DE CASTRO SÁNCHEZ 

                                                                       Logopeda Col. 1959

05 Septiembre 2016 In Blog

Hay algunas razones por las que la conciencia fonológica (CF de aquí en adelante) es importante para adquirir el aprendizaje de la lectoescritura:

1. La CF ayuda a los niños a entender el principio alfabético. Sin una iniciación a la CF, los niños no tienen la manera de entender como las palabras de su habla se representan por escrito. Tampoco están preparados para entender la lógica de aprender el sonido de las letras individualmente y, por tanto, la estrategia habitual de hacer articular separadamente el sonido de las palabras cuando inician el aprendizaje de la lectoescritura, no tiene sentido para ellos.

2. La CF ayuda a percibir los mecanismos por los que las letras representan los sonidos de las palabras. Si el niño percibe los 4 fonemas de la palabra hablada "casa", esto ayuda a entender que las letras en la palabra escrita corresponden a los sonidos. De esta manera, refuerza el conocimiento individual letra-sonido y la memorización de la palabra global, por lo que le resultará familiar cuando la vuelva a leer.

3. La CF hace posible generar diferentes posibilidades para encontrar palabras de las que sólo conoces parcialmente algunos sonidos por el contexto. Si por ejemplo, un niño de 6 años se encuentra con una frase como "El padre del Polo sube a la bicicleta" y no puede reconocer la palabra bicicleta, la CF le permitirá buscar en un "diccionario mental" palabras que empiecen con sonidos similares y eso le facilitará la comprensión de la frase leída.

Chus de Castro Sánchez

Logopeda Col. 1959

Suscríbete

Contacto

Puede ponerse en contacto con nosotros mediante.

  • Teléfono: +34 93 893 33 53
  • Teléfono: +34 639 945 271

Síguenos

Estamos en las siguientes redes sociales. ¡Síguenos!

Siguenos

Siguenos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política de cookies