+34 93 893 33 53 / info@uditta.com

Blog

Items filtered by date: Noviembre 2016 - UDITTA - Psicolegs i logopedes a Vilanova i la Geltrú.
29 Noviembre 2016 In Blog

La cesta de los tesoros es una actividad pensada para los más pequeños, entre 6 y 12 meses, pero es una actividad muy rica que nos puede ayudar con niños y niñas con trastornos del neurodesarrollo ¡aunque sean mucho mayores!

¡Es una actividad que nos permite trabajar los cinco sentidos y que podemos ampliar y modificar tanto como queramos!

¡Necesitamos una cesta y mucha imaginación! Podemos poner objetos naturales: frutas, frutos secos, cáscaras de animales (caracoles, conchas ...), hierbas ... Objetos de madera que pueden ser utensilios de cocina, cajitas, anillas, instrumentos y tienen una temperatura cálida. Por el contrario, objetos de metal que son fríos (latas, utensilios de cocina, cadenas, clavos ...). También objetos de tela, goma, papel, cartón ... En definitiva, objetos indeterminados que despierten los diferentes sentidos.

Con esta diversidad de objetos ayudamos en el desarrollo de los sentidos de los niños a la vez que sentimos los diferentes atributos (peso, temperatura, forma, color, olor, sonido ...) Además, a través de la manipulación los niños desarrollan acciones con los objetos (acercarlos, alejarlos, ponerlos dentro de otro objetos y sacarlos ...). Y esta actividad se convierte en un fantástico ensayo para desarrollar la coordinación mano - ojo - boca necesaria para realizar tareas precisas.

¡Ya lo sabéis! Con un poco de imaginación y diversidad de objetos se puede llevar a cabo una actividad muy rica que favorece un clima tranquilo y potencia la capacidad de concentración. Y en estos ratos el adulto puede hacer observaciones de donde sacar mucha información de las capacidades del niño.

Olga Belmonte Vila

Psicopedagoga Col. 1388

 

17 Noviembre 2016 In Blog

Los tics nerviosos se definen por ser movimientos involuntarios, bruscos, cortos y repetitivos de cualquier grupo muscular. Suelen aparecer de manera más frecuente durante la infancia y pueden afectar hasta un 15-20% de la población infantil entre los 6 y 10 años. Suelen ser más frecuentes en niños, sobre todo en los más tímidos y cohibidos.

Aunque son movimientos involuntarios, en ocasiones su aparición se puede anticipar, y pueden llegar a controlarlos.

Pueden afectar a cualquier músculo, aunque los más comunes son los movimientos de mandíbula, la elevación de los hombros, la elevación de las cejas, el parpadeo o la tos persistente.

Tipo de tics

- Tics motores simples: normalmente son los que afectan a la cabeza, cuello y hombros (levantar cejas, parpadeo ...)

- Tics motores complejos: afectan a diferentes grupos musculares con el objetivo de realizar una acción concreta: saltar, girar sobre sí mismo ...

- Tics vocales simples: crean sonidos (gruñir, emitir un determinado sonido de manera repetitiva ...).

- Tics vocales complejos: (repetir una palabra que escucha o una palabra que acaba de decir).

¿Como tenemos que intervenir desde casa?

- Actuar con normalidad ante la aparición de los tics.

- Gestionar en la medida de lo posible las situaciones que el niño vive como estresantes y fomentar seguridad para que las pueda vivir de manera más saludable.

- Practicar técnicas de relajación.

- Trabajar la autoestima a base de reforzamiento positivo.

- Respetar las horas de sueño.

¿Cuando consultar a un especialista?

En general, los tics suelen desaparecer por sí solos cuando se llega a la adolescencia sin necesidad de tratamiento, aún así es recomendable consultar a un especialista en los siguientes casos:

- Si el tic persiste durante un año o más.

- Si se intensifica o aparece con más frecuencia.

- Si está interfiriendo en sus actividades diarias.

- Si afecta a su rendimiento escolar.

- Si afecta a sus relaciones sociales y por consecuencia a su autoestima.

Neus Dalmau Arís

Psicóloga General Sanitaria

Col. 21501

08 Noviembre 2016 In Blog

Hace dos semanas retrasamos una hora el reloj, es decir, dormimos una hora más. Aunque nos parezca un cambio pequeño, esta medida puede afectar el bioritmo de los más pequeños. Según la AEP (Asociación Española de Pediatría), los niños son el colectivo que más nota los efectos del cambio. Su reloj biológico puede tardar desde un par de días hasta una semana en adaptarse al nuevo horario.

Respecto al cambio de hora que hemos hecho en octubre, lo podemos traducir como un retraso de las comidas y la hora de acostarse. Es habitual que los niños presenten cambios en el patrón de sueño durante los primeros días, mal humor, irritabilidad y que estén más apáticos y nerviosos, así como que presenten alteraciones en los hábitos alimenticios. A medida que van creciendo, estos efectos se van reduciendo, aunque no desaparecen por completo.

Cómo reducir el impacto del cambio horario

Una de las mejores maneras para hacer que el cambio no se note tanto en los pequeños es acostumbrarles unos días antes de que se produzca, es decir, anticipar. Por ejemplo, se puede retrasar 15 minutos el horario de todas las rutinas del niño (comer, dormir, levantarse ...), de este modo el cambio se notará de manera menos brusca.

Es importante que toda la familia acompañe al niño en este proceso de cambio, de esta manera verá que es un hecho que afecta a todos los integrantes de la casa y le costará menos sentirse implicado con los cambios.

MªVictoria Jubert Anfrons

Psicóloga y Psicopedagoga

Col. 16747

Suscríbete

Contacto

Puede ponerse en contacto con nosotros mediante.

  • Teléfono: +34 93 893 33 53
  • Teléfono: +34 639 945 271

Síguenos

Estamos en las siguientes redes sociales. ¡Síguenos!

Siguenos

Siguenos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política de cookies